El Institut Català del Sòl (Incasòl) está trabajando con el Departament de Territori, del que depende orgánicamente, cinco planes urbanísticos para paliar la falta de suelo industrial que existe, sobre todo, en torno a la ciudad de Barcelona, pero también en otros puntos con demanda, junto a la AP-7, cerca de las ciudades de Tarragona y Girona.  La intención es comenzar a sacar al mercado las primeras superficies en 2021.  Los proyectos se encuentran en la Conca d’Òdena (Anoia), Sant Fruitós de Bages, Ruidellots-Aiguaviva (Selva-Gironés), Osona y Valls (Alt Camp).