El logístico ha pasado de ser prácticamente un figurante a acaparar el protagonismo del sector inmobiliario.  Sin llegar a los volúmenes de segmentos estrella -como el hotelero o retail-, el logístico está presente en todos los foros y ha pasado a ser una apuesta segura para los inversores, muchos de los cuales ni siquiera se lo planteaban como una opción hace unos años.  Tras sumar un nuevo récord de inversión en 2017, con un volumen de transacciones por valor de 1.280 millones de euros, un 32% más, los expertos esperan que el apetito por este tipo de activos se mantenga y roce, o incluso supere, la barrera de los 1.000 millones por segundo año consecutivo en 2018.